Esta es una salsa estupenda para todo tipo de pasta, pero si la pones en una pizza casera, es para perder el sentido. Le añado zanahoria que hace que le quite la acidez al tomate, y así no pongo azúcar.




Ingredientes
  • 1 lata grande de tomate al natural triturado
  • 1 cebolla
  • 2-3 dientes de ajo
  • 1 zanahoria pequeña
  • 1 cdta. orégano
  • Un chorrito aceite de oliva virgen extra
  • Al gusto sal y pimienta

Paso 1

Corta la cebolla en cuatro trozos, pela la zanahoria y córtala en rodajas. Pela los ajos. Abre una lata de tomate al natural triturado.

Paso 2

Pon los ajos, la cebolla y la zanahoria en el bol del robot, equipado con la cuchilla Ultrablade. Programa 10 segundos a velocidad 11 para picarlo todo pequeñito.

Paso 3

Baja los restos de las paredes, quita la cuchilla y pon el accesorio removedor.

Paso 4

Pon el aceite y activa el programa SlowCook P1 de 130º durante 5 minutos.

Paso 5

Quita el removedor y vuelve a poner las cuchillas Ultrablade. Echa el tomate triturado.

Paso 6

Añade la sal y el orégano y si quieres un poco de pimienta. Mezcla en velocidad 12, durante 1 minuto.

Paso 7

Selecciona el programa SlowCook P3, de 20 minutos a 100ºC. Deja el tapón del bocal con la salida máxima de vapor para que se evapore bien el agua y la salsa quede reducida.